CALLES VACÍAS Y SILENCIO

Etiquetas

Calles vacías y silencio
Miradas asustadas ante lo desconocido
Suspiros de encierro agradecidos
Mientras revolotean, mariposas en las ideas.

El miedo pegado a la piel
Miradas cómplices de saludos
De lágrimas que no encuentra un río
Con palabras que animan el alma.

¡Ante la ausencia! de tus propios pasos por las calles
Se enternece el corazón con tus iguales
La misma lucha, la misma causa
Salir ilesos, reforzados, unidos
Ante esta adversidad, escuela y principio.

Nacen caricias transportadas por el viento
Insignias de coraje en un “RESISTIRE”
Aunque te tiemblen los labios, ahora sin besos
Vivir, sobrevivir y reír…de frente, ante todo.

Calles vacías y silencio
Aplausos de agradecimiento
Días de tristes lamentos
Sin perder la sonrisa…

Continuaremos caminando por la incertidumbre
Envuelta entre aplausos y cariño
Seguiremos cómplices con la mirada
Uniendo con más fuerza los sentidos del alma.

RESISTIRÉ…RESISTIREMOS.

© María Luisa Blanco

LA ROSA Y EL MAR

Etiquetas

 

 Tan sola sobre la arena
roja como una lágrima de sangre
Tan humilde como un beso
Que nace del alma, que vive en el corazón.

Las olas, el fondo azul entre el mar y el cielo
Blanca la espuma, susurro y sueño…
Sola, mirando el horizonte
Lágrimas confundidas, entre el salitre.

Pétalos de sangre, verbo, amor, ausencia
Abraza la soledad con el salitre de mar, de olas cantarinas
Roja, azul inmenso, zozobra y nana
Cuna y desvelo…sueña con el viento.

Besos en tu rostro, besos
Latidos, latidos de amor tierno
Rosa roja, Rubí en las venas
Poesía en los labios.

Mar azul, cielo celeste
Y una rosa sola con sus pensamientos
Mece las horas, en su aroma tibio y dulce
Sobre la arena…un instante y tu recuerdo.

© María Luisa Blanco

 

ENAMORADOS

Hoy es san Valentín, día de los enamorados
Y yo amanecí pensando que el amor debe de ser algo diario
Sin una fecha especial, sin una rosa especial
Sin besos diferentes.

El amor eso que se esconde entre mil caras
Que el pequeño inocente juega al azahar
A veces te da de pleno, pero no hay nada eterno
Ni caminos fáciles, ni laberintos indescifrables.

Ayer creo que me amabas
Así me lo decía tu mirada
Tus gestos, las palabras
Hoy todo es incertidumbre…

Quizás por ser el día del amor
De las fantasías, de la venda en los ojos
De las rosas que no esconden sus espinas
De besos con sabores falsos
O tan solo dulces como un ocaso.

Acierta bien con tu arco, bebé en pañales
El amor no es un juego
El amor es la sinceridad de amarse
Sin que duela el corazón ni sangre.

Feliz día enamorados,
Cuidar con esmero vuestro amor
Y no perdáis el detalle diario
La lucha juntos y continúa…

Yo amo al amor
Aunque aún me pregunte
¿Me aman o me han amado?
Es broma, yo lo sé a ciencia cierta.

© María Luisa Blanco

Observándonos

obsevandonos

Todo gira en un halo de silencio
El mar en calma refleja una luna rojiza
Un horizonte entre montañas
Sentimientos escondidos.

Las nubes coronas del cielo
Alumbrando alguna historia desconocida
Junto al murmullo del mar, pasan las horas
En circulares pensamientos, hacia ningún lugar.

Cómo si una plegaria danzara en el cielo
Entre los pasos que caen al vacío
Todo es rojo, como sangre diluida
Entre el salitre del mar y unas lágrimas.

Esa luna desnuda reclama una mirada
un abrazo que mitigue el frió de su mirada
en su lento palpitar se rompe la noche
Con su cálido disfraz de belleza.

En la calmada soledad de un suspiro
Deteniendo a su antojo mis caprichos
Todo gira y gira y gira
Cierro los ojos y desfallezco
En un mundo diferente, raro, ausente.

Nada existe, nada se palpa en este ambiente
De rojizas melancolías
Distante el amor o la sonrisa
Luna o noche o tú
En este paisaje que confunde los momentos.

Abrázame en tus turbulentos movimientos
Déjame besar el cielo
Ser una estrella sin firmamento
el éxtasis de un pensamiento.

Esa luna , esa que embruja tus ojos
Esa que duerme en tu regazo
Y sueña entre nubes
Paisaje de la perfección.

Alarga tu mano y coge la mía
Siente como la soledad gira
Y te busco aquí o allá…
Mientras se quiebra el cielo
Confundido entre tú y la nada…

De este mundo mágico
Donde el cielo gira en mi imaginación
Poseedora del tiempo
Y la luna sigue ahí… observándonos.

© María Luisa Blanco

 

 

 

 

 

 

illustration of moon showing during sunset

Pensando bajo la luna roja de infierno
Roja de amores sin dueño , quemando sus últimos sueños.  
Bajo la sombra de un árbol desnudo
Bajo la sombra de un pensamiento.
Quizás las últimas palabras
Que se quedarán  eternamente
En el fondo de una mirada
En el corazón rasgado.
Sola , la noche me cubre de indiferencia
Y resuenan esas palabras malgastadas
Donde se juega con un” te quiero”
Ligero de equipaje y sentimiento.
Bajo esa luna roja ,sangre del alma
Desnuda de ilusiones mis pensamientos
Y quiebro en mis labios algún beso de fuego
Dolor , silencio , lo insignificante de este momento.
Quizás vuelva a amanecer
En un corazón abandonado y solo
Donde un te quiero me echo de tu lado
Donde la paz muere en silencio.
Ahí donde el amor habita ,allí donde no existe
Una palabra no siembra emociones
En la sangre frustrada y roja
De una luna abandona , sola y en mi corazón rota…

 

Sólo Invisible…Y Desaparezco

invisible

Invisible como el viento
como la soledad o el silencio
luz en la sombra
latidos en un cuerpo invisible.

Estrellas en los ojos
luz del camino
donde me cobija un recuerdo
donde entierras un sentimiento.

Humo que se esfuma
niebla que te pierde
rojo murmullo de tristeza
rojo el silencio que muerdo en los labios.

Invisible el rastro de mi aliento
fulgor de noche dormida
luna temerosa y escondida
en una nube gris , entre la niebla.

Invisible y sordo el latido roto
sangre roja y roja amapola
del viento , mis sueños
de la noche , sólo el miedo.

Árbol que acuna sobre sus ramas
algún secreto , algún lamento
abrigo del alma adormecida
sólo invisible…y desaparezco.

© María Luisa Blanco

EN UN FONDO NEGRO

Etiquetas

En un fondo negro…suena el contrabajo
entre notas baila el cielo, tan azul
como un suave pensamiento de amor
por ti…por la noche, las horas de nuestra locura.

Tus manos acarician mi alma
con esta sinfonía de palabras, libres en mi piel
vaivén de nubes en tus mágicos besos
insinuando que nuestro amor puede ser eterno.

Entre la tierra, el cielo y nuestro pequeño universo
¡tócame el alma!, ámame en cada acorde
que dibuja sonrisas en mis latidos locos.

Una rosa roja, con su aroma a pasión
tus pensamientos, tus ojos de pétalos
acarician, rompen, rasgan, ese contrabajo
mi corazón, mis sentimientos, también mi alma.

Azul y blanco, recuerdo y pureza
tus manos, cimbreando en mi cintura
ritmo acompasado entre suspiros
púrpura, rojo deseo, tu boca, tus besos.

Late un corazón rojo, enamorado y solo
en un paisaje de noche oscura
de árboles abrazando nuestros sueños
de “te quiero” inventando el tiempo.

Abrázame, acaricia mi piel con las notas de tus latidos
¡búscame! entre la tierra y el cielo
¡ámame! como principio y final de esta melodía.

Rosa roja el ímpetu de la sangre
recorriendo mis venas apasionadas
la noche oscura, el abrazo de la ternura
besa mi alma y rasga la piel
que me encarcela a tu amor.

Tú siempre tú…yo siempre a tu lado
en cada pensamiento, en cada melodía
de un fondo negro y un amor rojo rasgado…

© María Luisa Blanco

 

Una Noche Más

Cae la noche, como una noche cualquiera, de luna oculta y corazón desnudo. Caen las estrellas como una lluvia fría de Otoño, llueve en mi corazón azul… Cariño puro.

Cae el silencio como una losa en algún pensamiento desgastado por el tiempo y derruido. Mientras una estrella brilla con tus ojos, brillante luz de una mirada misteriosa, tierna y solitaria que alumbra mi camino.

Y nacen de la nada las palabras, que suenan como latidos acompasados como un reloj y su tic-tac, que el tiempo va marcando. Como si la noche nos hubiera arropado…Con los besos de ayer y los sueños de hoy… Que nos invitan a seguir soñando.

Una noche más, oscura y taciturna, para explorar mundos desconocidos. Miradas que hablan el lenguaje del amor. como el que tu y yo compartimos. Nacen dando luz a un mundo oscuro. Una linda noche muy serena, bailan las luciérnagas y al calor de tus brazos duerme un corazón desolado…Vacío.

Buscando esas sonrisas de tus labios, Y una eternidad en el tiempo… Y un infinito al mirarse tus ojos en los míos.

© María Luisa Blanco & Espeanza E. Vargas

Una Amistad Sin Memoria

En este tiempo vacío, donde los sueños hacen su nido en el corazón. En la sombra de un abrazo, en la forma sencilla de nuestras risas como una fascinante canción.

En este tiempo tuyo y mío volar por el silencio, entre cristalinas miradas, pedacitos de sueños difuminados. Trocitos de ilusión que tejemos a diario, con el tesón y la delicadeza de nuestras manos.

Caminar senderos opuestos… Separados, para encontrarnos en el mismo latido, para encontrarnos en algún punto de la historia. Estrechando lazos de una amistad sin memoria, cuando sabemos que siempre ha existido.

Un beso entre versos…Un Te Quiero repleto de ti. ¡Ahora o nunca! Siempre juntas, contagiadas de felicidad y de anhelo, la misma luna y el mismo cielo.

Contándonos y compartiendo secretos, hilos que cosen pensamientos dulces filiales y fraternos porque eres la hermana que quiero… Y la que yo escogí.

© María Luisa Blanco &  Esperanza E. Vargas

Asfixia

Dormía y al quinto sueño fui cayendo, dentro de un hoyo tan profundo, tan inmenso. Cuerdas que mis pies enredaron, no me permitían de mi sueño volver.

Pesadilla… Asfixiante pozo que me ahogaba, que me robaba la paz y me estremecía, tratando de respirar vida mi mente enloquecía.

Era difícil despertar de ese sueño, que en un momento ataba mi corazón. No sabía si gritar o llorar, no sabía en realidad como habría de escapar.

Quizás fueron sólo unos segundos, los cuales se volvieron eternos. Se ahogaba todo sentido común, aún puedo sentirlo si lo pienso.

Mientras yo… Plácidamente soñando con el mar, con la luz de una hermosa amistad Relajada sin saber… Que sin aire se asfixia el corazón y toda razón.

Nadando en mis emociones, ni llorar bajo el mar, perlas, Solo se que tú estás protegiendo mi vida con tus sueños.

¡No! No debes temer la oscuridad, ni la soledad, ni su mirar. Agua salada, sueños salados, buscando aire que respirar, Dos sueños distintos… Para alcanzar la realidad.

Respira, suspira.. Sueña que estamos juntas sonrientes y felices. Porque no existe pesadilla que nos robe el aire, ni el corazón de la noche, la noche, que nos regala los sueños… Nuestros sueños amiga mía.

© María Luisa Blanco & Y Esperanza Vargas