Cae la noche, como una noche cualquiera, de luna oculta y corazón desnudo. Caen las estrellas como una lluvia fría de Otoño, llueve en mi corazón azul… Cariño puro.

Cae el silencio como una losa en algún pensamiento desgastado por el tiempo y derruido. Mientras una estrella brilla con tus ojos, brillante luz de una mirada misteriosa, tierna y solitaria que alumbra mi camino.

Y nacen de la nada las palabras, que suenan como latidos acompasados como un reloj y su tic-tac, que el tiempo va marcando. Como si la noche nos hubiera arropado…Con los besos de ayer y los sueños de hoy… Que nos invitan a seguir soñando.

Una noche más, oscura y taciturna, para explorar mundos desconocidos. Miradas que hablan el lenguaje del amor. como el que tu y yo compartimos. Nacen dando luz a un mundo oscuro. Una linda noche muy serena, bailan las luciérnagas y al calor de tus brazos duerme un corazón desolado…Vacío.

Buscando esas sonrisas de tus labios, Y una eternidad en el tiempo… Y un infinito al mirarse tus ojos en los míos.

© María Luisa Blanco & Espeanza E. Vargas