Etiquetas

Donde hay un pajarillo hay libertad y trinos que alegran
donde hay una rosa, estás tú en mi corazón
cuidando mis días, mis noches…los sueños
un beso al cielo…un te quiero a tu ausencia…

Una mirada buscando tu risa
una rosa blanca intacta
como si el tiempo se hubiera perpetuado
en sus pétalos, en su soledad
o en el cantar de ese pajarillo…

Que entona tu nombre, que surca tu cielo
mientras espero como esa rama de árbol seco
que ya no tendrá primaveras ni otoños
tan solo el frio invierno congelando el tiempo.

Canta pajarillo, canta…sal de la prisión del pensamiento
invoca la libertad del viento
y acompaña a esa rosa blanca, pura y frágil
como un te quiero deshaciéndose en los labios.

© María Luisa Blanco