Etiquetas

Fue ese momento entre mágico y abstracto,
cuando sentí ese abrazo
cuando rodó por mis ojos una despedida
y de mis labios el beso del silencio.

Fuiste tú mi pequeño universo
la risa que nacía en mis versos
la mirada tierna del sentimiento
el protector de mi corazón
alas al viento de la libertad.

Fueron las horas, que nunca marcó el reloj
las suaves nubes de algodón, acariciando mi rostro
las estrellas esbozadas en mi piel
la magia de la luna en la mirada.

Y perdí el instante incompleto
y quedaste, como un hermoso recuerdo
como una lágrima atrapada en el infinito
¡como el amor que aun sigue vivo!
aunque no respires a mi lado…

Y me quedé, contemplando la melancolía
en el triste horizonte del invierno
y me quedé…soñando
con las horas de mí último recuerdo.

Y nació una rosa, del mismo color del cielo
y nació un nuevo corazón, lleno de universos
tú y yo…o nada
como el agua de un río trasparente
desbordamos el alma, en mares diferentes.

Sentimientos de intensidad, sentimientos
como este te quiero que estoy escribiendo
sintiendo…en lo más profundo de mí ser
entre esta paz y esta tormenta…nosotros.

Sigues ahí a mi lado,
sigues robándome el pensamiento
mientras contemplo…
el más allá de aquí mismo, en este instante
que se rompe el corazón en una lágrima…quizás de amor.

Quizás tan solo de felicidad…quizás.

©María Luisa Blanco