Etiquetas

Describe la soledad en una lágrima
que no puede escapar del corazón
rehén de algún te quiero
que no volvió a amanecer.

La intrépida mirada de una estrella
el frío manto de la oscuridad
sentir en las arterias
lo indescriptible de explicar…

Ser agua mansa en un pozo de cristal
ser tormenta o vendaval
ser lo absurdo de pensar
cuando todo te lleva a la oscuridad.

La noche, terciopelo en la piel
escalofríos del miedo en la memoria
¿cómo volver? si aun no me he ido
¿cómo sentir? la caricia de una sonrisa en los labios
¿Cómo?

Cuando todo se pierde en tiempo muerto
ese que es olvido, sueño o tormento
ese que nunca camina a mi lado
pero clava sus cristales en el alma.

Y todo se vuelve rojo, abnegando la mirada
rojo de carmín o de sangre
de amor, pasión o infierno
rojo, como un latido lento y cansado.

No busques la debilidad en mis palabras
ni las sombras que fallecen a mis pies
ni el ultimo epitafio que aun no he escrito
no sabiendo mí ultimo instante ni capricho.

Quizás amé a quien me olvida
borrando de puntillas mi existencia
quizás yo misma apuñale al corazón
con la misma pluma, con la que escribo mis versos.

Quizás haga reformas en mi alma
y le enseñe alguna lección deshumanizada
todo es posible, cuando los pensamientos se pierden
y el dolor se instala, como un okupa mal educado.

Quizás se han secado mis raíces
ahogadas en mis propias lágrimas
¡mi tierra es de secano!
y el otoño caduca en mis venas.

Y renacerá nuevamente de la nada
para seguir muriendo en sus colores ocres
en la mirada tímida de unas hojas
que aun se amarran al deseo de vivir.

Pero soplara el viento con fuerza
y caerán al suelo de la soledad
y serán marchitos sentimientos
y serán…el sueño de un nuevo renacer.

© María Luisa Blanco

Publicado en Guarida Letras el

Anuncios