Etiquetas

Pensamiento que habita en la oscuridad
sueño roto en la mirada
el tiempo se marchita en las manos
como una flor delicada.

Como el anhelo que duerme en la oscuridad
como el recuerdo que calla en tus labios
quizás palabras de amor…hechizo oculto
en los latidos pausados de la vida.

Oscuridad, en una noche sin estrellas
donde la luna se oculta, en el cosmos de tu huida
allí donde la noche acaricia mi piel desnuda
y siento el frio que se trasmuta en el alma.

Locos instantes, las risas perdidas
cerrando en los labios el dolor
mirando tras el fondo de la tierra húmeda
loco instante, mueve las copas del ciprés.

Pensamiento que habita en la oscuridad
buscando la mirada de la felicidad
quizás en un bolsillo del tiempo…
palabras amarillentas, en los renglones de ayer.

Y estoy segura que te amé, ¡te amé tanto!
que construí un palacio de cristal, en mi soledad
y se quebró, clavando sus cristales en mi fe
quizás en mi corazón, y sangra lágrimas negras.

Como esa misma oscuridad, desequilibrando mis pasos
por la cuerda floja, de una vida sin vida
como el aire gastado que no se expande en tus pulmones
como la noche que te cubre de sueños.

Delimitando alguna alegría y traspasando algún abrazo
al vacío del tiempo
instante perfecto si te busco…en el reclamo de un beso
¡y te fuiste demasiado lejos!

Y te fuiste sin decir adiós…y te fuiste
cristales rotos,
lágrimas del alma…tú.

©María Luisa Blanco