Etiquetas

 

En esa mirada perdida, en la tranquilidad de estas horas

en el fuego que penetra en mis retinas

en este amanecer pensando en ti

mientras espero, que tu piel se prenda con mi fuego

en el penetrante instante de un sentimiento.

 

Entre el trigo, entre el sentir de la tierra

turbulentas nubes se asoman

en el triste silencio de una lágrima

que llora sola, que siente sola

 que humedece ese camino sin destino, de un corazón solitario…

 

Un vestido rojo y una rosa blanca en mi cabello

¿que insinúa ese cielo? con su mirada de terciopelo

y el sol destapando en su escondite mis recuerdos

quizás de adolescente, quizás de amante,

quizás de amor, quizás rayo, quizás tu.

 

Entre ese camino de amapolas, siempre enamoradas del trigo

en ese destello de latidos, retumba la locura y la soledad

mientras respiro esa tranquilidad,

que me trae tu recuerdo, cuando coges mis manos con fuerza

¡y en un abrazo! desnudas mi corazón…mientras me abrigas con tu cuerpo.

 

Solo son pedacitos de ayer, pedacitos de ti

en esa mirada perdida donde al final estas tú

en el encuentro furtivo de un reloj roto

donde el tiempo se detiene sin una razón

y respiro profundamente…

 

Con esa belleza de color naranja

se oculta el cielo azul

y la luna de escarlatas latidos, que se exprime

 entre pétalos rojos de amapolas…

dorado el trigo que roza mi semblante

en apesumbrados pensamientos.

 

¡Y esa lágrima!, casi furtiva en el mapa de mi rostro

 esa mirada de tiempo infinito

 ese corazón dormido

en el arrullo de la alborada

 entre anaranjados colores se ríe la vida…

 

 Entre recuerdos…florece una sonrisa

entre las amapolas rojas…

entre el trigo dorado

entre los pasos de mi tierra

en el te quiero perdido en el aire, un beso

 con el sabor de nuestros sueños, penetrante instante…

 

©María Luisa Blanco