Etiquetas

sensibilidad

Entre la medicina y el alma…

hay una eternidad de desconocimiento

donde duele un suspiro, se amarra el aire a una llaga

donde el amor se mira con la dulzura del tiempo

la mente idealiza el final de un sentimiento.

¡Como si doliera vivir! a tiempo completo

cómo si pensar fuera…

 el mismo cuchillo que se clava en la memoria

borrando cada instante ingrato

o llorando lágrimas en un caudal de tristezas.

¡Indaga en mis ideas! y analiza mi grado de locura

mientras la ciencia abre camino a tus pasos

y te llenas de indolencia, rebusca donde solo hallarás un corazón

con sus torpes movimientos…

girando al mundo, en una mirada trasparente.

A veces latiendo a destiempo

a veces pronunciando nombres inconcretos

a veces lloro de alegría y otras…

sonrío de melancolía

¡y vivo a mi manera!, buscando la felicidad escondida.

¡Pero tu ciencia! no entiende de cosas sencillas

las mismas que rechazas, siendo la misma materia

quizás en tus parámetros tan solo sea una loca

mientras en los míos se escribe humanidad.

¡Y duele sentir!, duele quizás demasiado

a la vez que aprendes a luchar y fortalecerte

sin perder el rastro a un te quiero

a un corazón enamorado o a la ternura de un beso.

Entre la medicina y alma…

hay una eternidad de desconocimiento

enséñame a amar, y no a olvidar

a tropezar, para volver a levantarme

a sentir, para no ser un robot programable.

Indaga más allá de lo que esconde una mirada

y desnuda tus ojos de letras sinsentido

por que el sentimiento no tiene remedios

y el alma tan solo se cura

con amor y comprensión.

No me diagnostiques, un caos en la memoria

ni duermas mis instintos de humanidad

déjame ser yo misma, con mis más y menos

con mis cambios de humor quizás extremos

pero seguiré cuidando con ahínco…

todo lo que soy y siento.

Entre la medicina y el alma…

hay una eternidad de desconocimiento.

©María Luisa Blanco

 

Anuncios