Etiquetas

imperfeccion

 

 

Errores para justificar, una vida vacía

lamiendo los corazones y suplicando

una igualdad en las razones

usar y tirar al mar las ilusiones.

Justificar el lamento de unos latidos rotos

con el poder absurdo de sentirse mejor

creyendo sus fracasos como líneas de vida

y no aprender escudándose “en un no soy perfecta.”

¡Como si la perfección existiera!

ni aquí, ni allí, ni mas allá de cualquier frontera

yo erro, caigo y aprendo…aunque vuelva a caer

no vanaglorio el instinto primitivo de creerme reina o diosa.

Solo humana aprendiendo cada día…

solo humana, intentando arreglar mis desperfectos

para no herir almas, para no romper horas, para no dormir en el inconformismo

para no caminar siempre por las mismas líneas torcidas…

La humildad, la sencillez, la plenitud del corazón

no me hace perfecta ante los ojos de nadie

ni roedora de lágrimas, ni lágrima en tu sombra

ni perversidad flotando en el ambiente…

Tú, tan digna maestra de la nada

tú y yo aprendices cada día, no somos magia

solo pasos perdidos acurrucados

en algún rincón del corazón de alguien…

Y amanezco cada día siendo el mismo error

la misma imperfección matando al aburrimiento

mientras pienso ¿que tiene que ver el cielo con la tierra?

¿o la perfección? con la ignorancia.

O tal vez…la mano escondida que tira la piedra

¿y no se da cuenta? que tan solo la vida te la regresara de vuelta

¡por que errar es de humanos!

y no hacer daño con palabras sin sentido, no justifica

El intentar aprender cada día…aunque sea a ser mejores personas

¡y no soy perfecta!…por que la perfección es eso que no existe

pero aprendo a no cometer insistentemente

los mismos errores…delirios de la imperfección.

©María Luisa Blanco

Anuncios