Etiquetas

 

Corazón-roto

 

 

Vivir cada día en la incomprensión

Caminar por las líneas torcidas

Donde solo te llevan a la amargura

Y me llaman loca…mientras mantengo intacta mi cordura.

 

A base de la lagrima inundada, que llora insistente en el alma

Vivir respirando el aire de la muerte

Y  querer huir sin adiós ni despedida.

Tan cansada, siempre luchando sola

Siempre sin valor, matando mis sentimientos

¡Y os juro que he perdido la ilusión!

Y la vida me parece esa prisión…

 

Y no me encuentro en este mundo

Ni me siento bien entre tanta maldad

Donde el egoismo se ha comido la humanidad

Y me iré, se que me iré, sin despedirme

 

Viví, sin una presentación a la vida

y se confunde, la razón con la locura

y me canso de caminar…

 

¡Quizás la felicidad! es convertirse en cenizas

sin ojos, sin palabra, sin el amor, lleno de engaños

o quizás indiferente o puñalada, en el centro mismo de un latido.

 

¡Y no me reconozco! y no se donde perdí la alegría

la mirada chispeante de inocencia

y el corazón falleciendo, no necesita una recuperación,

transitoria de mentiras.

 

Y me iré, estoy convencida que me iré

y quizás en este instante de obnubilación, me llevé las palabras del adiós

este mundo me desnuda de ilusión

y llorar…y seguir llorando…

no llena mis horas de sonrisas

 

Y se, que he luchado incansablemte

Que he amado con pasión y sin medida

Y he recibido nada.

 

¡Y siento tanto dolor!, tanto…

¡que no me de el tiempo!, ni un suspiro mas

ni un gesto, ni una palabra de amor

hechizadas se sombra…

 

Y me quiero ir, quiero irme

al lugar donde todo acaba

las lágrimas se secan

y el olvido reposa bajo tu último lecho.

 

Que decir de la lapida y mi epitafio

he sido tan simplemente nada

que esta cordura me invita, a dejar de pensar indefinidamente.

 

Y después no me juzguéis, yo decido cuando irme

Y no me lloréis,  ni marchitéis las flores de mi tumba.

 

No puedo evitar pensar así, ¡estoy tan cansada!

de no encontrar solución a los desvaríos del mundo

¡perdonarme! por razonar y decidir…

Por que ya he sacado, las tristes conclusiones de vivir.

 

He amado intensamente, he llorado la crueldad del mundo

he buscado la felicidad en las sonrisas de los míos

para caer de rodillas, para sentir no ser nada…

Y he descubierto que el amor , solo es el egoísmo

disfrazado de te “quiero” moribundos.

 

¡Y estoy cansada!, y mis pasos no me llevan a ningún lugar

y me iré, se que me iré

a ser la nada indiferente que marco mis días

¡Perdonarme! pero no quiero ya molestar a nadie

¡Y ser tan mala me da miedo!

 

Por que es difícil vivir con la cordura

cuando la locura inexiste, te lleva al camino de la muerte

por que descansar, aunque sea bajo la tierra

no puede ser delito…si no la libertad…

de nacer o morir, cuando tu corazón asi lo desea.

 

Por que amé, por que me entregue

Y estoy desnuda de paz

Y vestida de la indiferencia del mundo.

 

O quizás el pequeño mundo, que camina a mi lado

y sufro, y no hay pañuelo que enjugue mi llanto y mi dolor.

tan sola…

 

Me iré, sé, que me iré y no necesito despedidas

cuando las miradas del mundo me ignoraron

y yo tan llena de amor…energía enterrada en el olvido.

 

No me nombres, no me busque, quiero bailar con la soledad

y reír con mí muerte…con mi cordura intacta…y el corazón roto.

 

¡Aunque busque mi lugar en el mundo!

mi cordura la disfrazan de locura

¡si alguna vez llegarais a mi pensamiento!

tendría un lugar en vuestro mundo…un lugar en el sentimiento

esa palabra inentendible, en este mundo…que no me pertenece.

 

Y no quiero llorar más. ni pasar por loca por la vida…

por que amo…por que siento…por que la muerte es el abrigo de la ironía

y la salida a la triste insignificancia de vivir…

¡y no me arrepiento! de estos pensamientos…tan míos.

 

 

 

María Luisa Blanco

 

 

 

 

 

Anuncios