Etiquetas

,

imagen-diciembre

 

Es, como soñar abrazada a los sueños

tantear con la imaginación,

el principio de un beso

quizás el amor que te envuelve

entre sentimientos, destellos de oro.

Son las raíces de la vida, que se despiertan

abrazando la inocencia

mientras clavo mis pies en el suelo

tú y yo, árbol de los mil sueños.

Infinita, la niñez abrazada

a ese instante irrepetible

sonrisas de mañana…

como ese sueño que te acompaña.

Como la niñez que recorre tu piel y sonríes

y sientes la ternura mirarse en tu alma

el amor, haciendo cuna en tu corazón

y festejando esta eternidad de momentos.

Tan unidos…como un amor irrompible

amándonos en un abrazo, que me hace sentir

intensamente todo junto a ti…

destellos de estrellas, en nuestras miradas.

Pasión, incontrolable

y esa sensación…de estar juntos siempre

 se diluyen mis miedos, abrazándote

como si fueras un sueño real, que se volatiliza

tú y yo de rodillas, sintiéndonos tan profundo…

Y no es la pasión de tu vestido rojo

es el corazón repleto de ti

besa mis labios y contabiliza las estrellas

que pondremos en el cielo de los dos.

Raíz eterna entre tú y yo…y una mirada

capaz de descubrir los misterios de los sentimientos

uno a uno, sujeta mis temores entre tus brazos

y hazme sentir que no existen los imposibles.

Tú y yo y la conjunción

de un mar de estrellas

de un puñado de tierra

y de un amor…eternamente amarrado

a nuestros sentimientos.

Difuminémonos, para ser raíz de sueños

Y polvo de estrellas…la felicidad.

Y escribir en ese horizonte infinito…nuestro amor.

María Luisa Blanco

 

Anuncios