Etiquetas

no-me-pisotees

Otra vez, romper con el silencio
que mutila mi dignidad
que arranca a cuajo mis sentimientos
otra vez llorar, caudal de lágrimas sin fondo.

Otra vez, esa mirada inquisidora, tan llena de maldad
exprimir mi piel, robar mi fe…
dilapidar mis latidos, en un charco de sangre.

Otra vez, pisar mi alma sin compasión
mientras me hablas de pena, ego centro de ti mismo
tirano de mi razón, ya no rompas mi palabra
ni ejecutes mi cordura…

Indigno eres ante mis ojos
jefes sin escrúpulos
¡hasta cuando vuestro poder corrupto!
Ignorantes del corazón…

Maldigo tu dinero, sucio
tu educación refinada, de los bajos fondos
tu fraternidad con el odio…otra lengua, otro color
miserable es tu corazón.

Vosotros que alabáis al cielo
creyéndoos dueños del trono
que confesáis cada día las injurias
que marcáis en mi piel, a vivo fuego.

Por ganarme el pan, de rodilla y humillada
¿que autocracia tienes? hipócrita del poder
así se pudra, tu riqueza entre tus manos
y calces en tus pies, mis zapatos.

Voy a romper el silencio…
donde tu humillación, ha dejado de callar mis labios
¡no sabes cuanto me duele el corazón!
¡cuanto el alma pisoteada!
pero aun así seguiré, como mi ética de vida.

¡Y si existe esa justicia divina!
que os ponga en su lugar
yo quiero intacta mi inocencia
aunque la limpie cada día con mis lágrimas.

Fruto de vuestra indolencia…
se acabo, rompí con vuestra humillación
por que el hambre con dignidad
sacia el bienestar de los buenos principios.

©María Luisa Blanco

Anuncios