Etiquetas

,

995735_686525794696455_1112381259_n

Solo te fuiste un día,
persiguiendo los ojos de la luna
buscando la noche en tus rincones
para alumbrar estrellas en tu corazón
y pronunciando un te quiero hueco
rompiendo la ilusión y el firmamento.

Solo caminaste un arcoíris, olvidando
que el amor se marchó, naufragando
en tu mar azul, en tu cielo gris, en tu noche.

Oscuros recuerdos, olas rompiendo,
con fuerza la luz de lo sentido
o tal vez llanto salado de un corazón herido.

Y sigue la luna tras tu ventana
forjando sueños en tu imaginación.

Y sabes que fue tuya, que navegó en tus brazos
que te amó, mereciéndose tu olvido
cuando mordió en su boca, un amor mío
que siempre desataba tormentas
para buscar tú abrigo.

El tiempo era prohibido o no se movía
en las esferas de un reloj con manecillas
mientras tu corazón se arrepentía, de amarme
siempre caminando hacia el olvido.

El abandono lo rompió el silencio
diciendo a mi locura, te acompaño
aun cuando mirando a mi lado, no te hayo
y la palabra ya no late, ya no siente
lo que tú pronuncias como si fuera un consuelo
sí, un sencillo te quiero con sabor a engaño.

Pero sé que me has olvidado
después de haber escrito mil versos
mil momentos compartidos
entre risas y llantos, entre besos.

Y dejaste de mirar a la luna
queriendo borrar mi mirada
y perseguiste un montón de sueños
y todos me apartaban.

Cuando busqué la libertad amarrada de tu brazo
cuando mil ojos ciegos me recriminaban
y te fuiste solo
dejando a la deriva mi corazón.

Hoy naufrago de la noche
y luna de soledad.

Mª Luisa Blanco

 

 

Todos los derechos reservados

Imagen cogida de la red

Anuncios