y muere una caricia

Nada en gris, nada en rojo
calibrando pasión y llanto
descuartizando instantes
surgidos del silencio.

De la huida de tus ojos
o del misterio de tus labios
callando mí nombre
y arrancando a cuajo mi corazón.

Ni gris de oscuridades malditas
de las cavernas del alma
casi cenizas consumidas en tu infierno.

Ni el rojo de la sangre, coágulo del inconformismo
sombra maldita de una luna rojiza
en un cielo azul, entre rosas azules.

Y muere una caricia
y cae al suelo el último beso
prendido del fuego de la pasión
entre tus labios y los míos
lágrimas de amor.

Entre el rojo y el gris
un firmamento de colores y ausencias
de destinos petrificados
de amores desordenados y rotos.

Magia de la locura
tiznón del sentimiento
y es gris el cielo de los amores sin retorno
y sigue la sangre roja brotando
por unas venas rotas.

Para escribir tú nombre
entre la pasión y el desorden
gris de mis ideas.

Mª Luisa Blanco

Anuncios