Etiquetas

oscuro mirar al mar

Nada llega y todo se pierde en el tiempo

cuando muere murmurando tú silencio

tiemblan los sueños en los brazos de la impotencia

de sueños malditos coronados de estrellas.

El misterio de tu mirada late en mi pecho

como una caricia suplicante de amor

exiliando los tomentos enmudecidos en un eco

que estalla en mi memoria cuando te pienso.

Arañando el tiempo tras el cristal de mí espera

condenada a blandir mis cadenas en las noches cerradas

la luna se oculta espantada ante el crujir de mis lágrimas

me arropa el tiempo robándome la vida.

Nada llega y todo se agota en esta habitación de las derrotas

una sombra momificada ante el iris de mi inocencia

escarcha deambulando parajes fríos sin historia

de un corazón lejano que aun retumba

murmullos de palabras enamoradas.

El misterio de tus labios me abrió las puertas

néctar amargo de la existencia

el misterio de tus ojos me enseñó un caudal de agua evaporada

de viento acariciante abofeteando tu rostro, imperturbable.

Gemidos fantasmales se escuchan en el tatuaje de mis días

marcando añoranzas sin tiempo, de infancia, de melancolía

lágrimas tristes de un adiós que terminó con mi vida

el mismo día que expandí aire para respirarte

y mi pecho se quebró en un latido pronunciando tu nombre maldito.

Amor enfermedad acosadora, destructora

por ti mísero se pierde cada momento torturado en tus palabras

en cada beso teñido de tinta

en cada paso marcado en las cosechas del miedo.

En ti efímero amor pasajero se renombran las penas del infierno

y me quemo en la pasión de dos cuerpos mutilados

 ante una simple mirada del amor.

Mª Luisa Blanco

Anuncios