doce campanadas

Si tan solo un pensamiento…recuperara mi niñez

las sonrisas inocentes que dejé

en los misterios de mi corazón.

Si tan solo un te quiero de ayer

pudiera mirarme hoy

sin inocencia, sin rubor

miradas encarceladas de amor.

Algarabía, cuando unidos despedíamos

un año de travesuras

un secreto a oscuras

un sueño conquistado

un amor que arrancó

 un pedacito de tu corazón.

Algún fracaso cubierto de abrazos

un nuevo año que caminar

donde el pasado no volverá

aunque vea tus ojos mirando los míos

cómplices.

Si tan solo un pensamiento me trasladara

a la ternura de mi madre

a la sonrisa alegre de mi padre

al calor de mi hogar.

Si pienso, inundo de añoranza cada momento

y rueda la melancolía por mis ojos

vestidos de navidad.

Entonces el niño nacía en la cuna de mi corazón

al cielo miraba con devoción

y una estrella alcanzaba

para no perder la ilusión.

Ya no puedo, todo está lejos

sigo soñando…pero son sueños viejos

doce campanadas dan lugar al silencio

a los dulces y ajenos recuerdos.

Doce celebrando…

que se ha dormido mi niñez

entre arrullos, caricias y besos

recuerdos que guardé.

Travesuras que hoy despertaré

para estar juntos otra vez

aunque el llanto borre vuestros rostros

para reír después…

Que hoy…quiero ser niña otra vez

y no os dejaré marchar

cantemos aquellos villancicos de amor

mientras nos abrazamos de miradas.

Y seguís riendo en mi corazón

para poder endulzar mi alma

con todo aquello que perdí…ayer.

Mª Luisa Blanco

Anuncios