Etiquetas

, ,

luna-llena-animada

 

Se va la noche solitaria marcando momentos sin ti

se va tranquila reposando en tus sueños ese beso que te hablara de mí

y me desnudo quietándome la piel en la oscuridad de perderme sin ti

trasparentes lágrimas llora el corazón cuando en silencio pronuncio tu nombre

como una suplica de tenerte a mi lado, suplicando tus palabras, tus caricias, tus miradas.

Se va la noche despertando un nuevo día, abriré los ojos y estaré sola adorándote

abrazada a mi almohada llorándote, maldita soledad me arrastra a unos brazos lejanos que ya no me abrazan

y te sigo queriendo en este mundo roto de los sueños respirando tu aroma

descubriendo tus secretos dejaste tu amor en mi tatuado renaciendo sentimientos.

Hoy amanece y no has llegado y rompí mi voz llamándote

que triste es amor amarte, buscándote, imaginándote

sufre el corazón en su lento paso por el caudal de mis lágrimas

desgarradas en sangre en ti, tú solo tú eres mi vida.

Dime amor que aire respiraré ahora si se carga de melancolía haciéndome un nudo en la garganta

no puedo llamarte y se me asfixian los días

se va la noche dibujando estrellas solitarias.

 Una me llama por mi nombre y me dice no llores aún te tengo en la memoria,

 aún te amo y sigo besando tus labios

y despierto condenada, un sueño más donde te he perdido…

 cuando sigiloso te acercabas a mi rostro para besarme el dolor que rodaba por mis ojos.

Se va la noche como los días que  dejo pasar sin marcar mis pasos

sobre una playa vacía, a la deriva naufragando, el corazón  perdido de tu mano

se va la noche y yo con ella amor intentando encontrar una razón para no morir lentamente

en cada pensamiento que se hace hiriente cuando te busco y desapareces…como la noche.

Amanece y no camino, sigo reposando mis suspiros, los atrapo condenándolos a no pronunciar tu nombre

para que amor  sin llamarte ya me dueles y aunque invoque a los Ángeles del cielo tú no escucharas mis lamentos

y el tiempo se partió en dos esperando por ti

y mi vida dejó de latir por no enfrentarme al dolor de haberte perdido.

Se va la noche cielo mío y sigo contando las estrellas que se pierden sin brillo

aquella que llora  lágrimas de seda, aquella es la tuya que llora de amor por mi

y me acaricia el tiempo cubriéndome de noche…

que no amanezca el día hasta que no estés aquí junto a mí

Amándome…

Mª Luisa Blanco

Anuncios