Etiquetas

nweg40

Hoy que me bosteza el sueño

y sigo contando estrellas

por el firmamento de tu nombre.

Hoy que las letras se han quedado vacías

en huecos blancos sin respuestas

hoy que soñé contigo se rompieron las promesas

esas que jamás pronunciaste

cuando se ocultó el sol entre mis parpados.

Me bosteza la vida con sabor a inconformismo

rebeldía maldita corriendo por las venas

si amar es la condena que enmohece el tiempo

y se mueren las esperas en círculos vacíos

líneas torcidas en palabras.

Dos mundos paralelos que nunca se palpan

se retan a una burla directa al corazón

yo puedo acariciar las distancias

caminar bajo el fuego de tu desierto

beber cada lágrima limpia que nace en el subsuelo

de palabras rotas y ecos dormidos.

Me bosteza la mañana difuminando nubes

caen del cielo cristales reflejando mi suelo

hiriendo pensamientos

como cuchillos clavándose en mi rostro

¡y si despierto!

Si no caminara y anduviera sobre el viento

amarraría el corazón en algún barco sin dueño

vagabundo de destinos

de una soledad sin principios.

Solo invento tu nombre en los reflejos del agua

solo busco mi sombra en una luna huidiza

siluetas desnudas decapitando mi nada

¡y si existiera!

De qué me serviría tanta incongruencia

manos vacías y soldados batallando

los confines de mi corazón

¡si tuviera!

Un poco de sangre que regara mi cabeza

y el sentimiento se durmiera

donde los latidos son martillazos del corazón

¡que duelen!

Como respirar o insinuarse un camino de estrellas

por donde caminar sin tropezar con la tierra

me bosteza tu nombre y no sé pronunciarlo

solo sé que te amo sin un porqué o una razón.

Quizás esa sea la locura de mis días

soñar que vives en mi vida

y bosteza el tiempo en mi ventana

en una huida sin regreso.

Soy inconclusa, no me siento

y el día que tú me ames

será que yo he muerto

bostezando tus recuerdos

y un adiós clavadito en mi pecho.

Mª Luisa Blanco

Anuncios