eterna flor

Abandonada, siempre tan abandonada

como una sonrisa en el desierto

sin encontrar el oasis de los sentimientos.

Tan sola como la noche, abandonada de estrellas

negra ceguera sin el esplendor de la luna

tristes lágrimas sin el color del arcoíris

acongojada sombra, disfraz de tu sombra.

Pensamientos vestidos de luto

 vagando en la oscuridad del silencio

sin el murmullo del viento

respondiendo a la locura.

Abrazos abrigados de tormentas

escalofriando en la piel las derrotas

fugaz sinsentido de unos labios

sedientos de besos y palabras.

Abandonada a la suerte incierta

al futuro cada día mas cercano y desconocido

sabiendo el final de todos los rumores

cuando finalicen los latidos.

Siempre llenos de amor y de cariño

siempre difuminados y dolidos

siempre errantes en el tiempo

nómadas del sentimiento sin refugio.

Y nacen sonrisas del pasado y recuerdos nuevos

inalcanzables…

sin nombres que vestir con el rojo de la sangre

sin pasión que rememorar en los instantes…

Abandonada en la mirada furtiva, que sigue buscando

aliento en las sombras

una palabra enmudecida, gritando

en las profundidades de un alma exigua.

Tan sola cómo siempre

buscando el significado del abandono

sin comprender de la soledad sus entresijos.

Cuando yo siempre estuve allí

a vuestro lado.

Mª Luisa Blanco

Anuncios