Siento una sensación de humedad por los ojos

pero tengo prohibido llorar

al recordar como ha pasado el tiempo

y me ha dejado olvidada.

Tiempo de musas tristes, pero musas

donde escribir líneas intensas de sentimientos

de amar sin medida,  aunque fueran tan sólo sueños

o ilustraciones gratificantes de la mente.

Y ahora aquí quieta, en que lugar me quedé dormida

tan profundamente que se me escapa la vida

incapaz de saborearla

 con la dulzura a veces agria

del sentimiento.

Sólo lágrimas ocultas en lo profundo del alma

que ya no coincide nunca de paso con el corazón.

Antes se saludaban, comentaban instantes

tan sentidos como ahora hundidos

no sé en que lejana profundidad…

y no me encuentro en ningún lugar.

Sigue danzando en las noches la luna

quizás rompiendo el mundo oculto de los sueños

sigue llorando amores muertos

y riendo traviesa amores nuevos

sigue ahí,  y no ha pasado el tiempo por su cielo.

Sigo pisando tierra, a veces descalza

para recordar que vengo del barro

y a veces se me clava una espiga

de mis campos dorados.

Miro al mar para sacarme la melancolía

e imagino secretos inconquistables

historias mojadas por la brisa del aire

y sigo sin encontrarme.

Tan sólo me falta latir con amor

resucitar en un mundo de color

y obviar las grises sombras

 que siempre me acompañan.

Cómo si hoy no hubiera amanecido el día

o nació tan gris que aun no me encuentro

humedeciendo mis ojos

con el llanto atrapado en mi alma.

Mª Luisa Blanco

Anuncios