Sintiendo el roce imperturbable de la nada

en un rostro ausente, en una mirada

que ayer delataba sentimientos

entre las confusiones de un corazón

hueco, vacío de latidos.

A mordiscos se los arrancó la vida

a dentelladas la noche nunca dormía

y los sueños fallecían entre sabanas negras

como transigiendo con la muerte

hechizo de sangre helada

 aun suspira alguna palabra

entre los labios de la oscuridad.

Trasgrede el tiempo las horas

que vacías ruedan por los cristales

lluvia de unos ojos sin horizontes

de una fe sin altar

donde yace sacrificada la esperanza.

Sintiendo la caricia de la nada

aposentada en tu nombre

en una locura casi inventada

fantasías amordazadas

en silencio.

Rozando la vida casi con los dedos

manipulando sentimientos

y sigue la nada marcando huellas

en las llagas de tus sueños

trasformados demonios, bailan

al compas de unas risas

que siempre han llorado en el alma.

Vuelve a rozarme y me erizaré de miedo

te atraparé en una realidad maldita

llenaré mis huecos con caricias

y olvidaré

que la oscuridad invita

a desafiar a los fantasmas.

Aun sabiendo que a veces muerden

y que el luto de unas sabanas

se convierte

en un charco de sangre purpura

hirviendo en las venas de la muerte.

Mª Luisa Blanco

Anuncios