Lastima que el tiempo haya pasado olvidando mi sombra

mi rostro enamorado marcado por el llanto

lastima amarte desheredándome del tiempo.

El olvido transita por mi alma como un filo  de navajas

matan  lentamente mi calma y aúllan los lobos a la luna

con su canto espantado de sangre coagulada

lastima que sea yo tu olvido…

que fueras tú mi esperanza.

Todo comienza y termina ante los ojos impávidos de una despedida

como atraparte si nacimos con un adiós consumiendo los días

perdidos en tu corazón ya no palpitan los momentos de amor, de rendición

exhausta en tus brazos, muriendo de amor encarcelado

unos momentos y perpetué en mis ojos tu recuerdo

tu pasión tu sentimiento…

Y la luna se desdibujo ante el gemido doloroso de un lobo herido

enamorado y perdido de esa sombra redonda con brillo

lastima que todo acabe cuando sabe dulce la miel de tus labios

cuando tu cuerpo se prendió del mío con una llama eterna.

Nuestra llama de amor, eternizado en una sonrisa, una mueca, un te amo con la profundidad del alma

lastima que ahora mis lágrimas sigan buscando el caudal de las tuyas uniéndolas

en un sin fin de promesas incumplidas.

Me diste todo lo que te corría por las venas intensamente apasionado

me derrumbaste amargamente enamorada perpleja en un punto concreto de tus labios

me besaron con un beso frío de judas mientras me apretabas en tu abrazo

delimitando mi espacio de tu espacio y me olvidaste en un segundo.

No puedo contar el tiempo detenido

ni puedo enjugar mi sentimiento seguirá gritando que te amo

aunque te hayas ido inventando otra luna

aunque el olvido desangrado sea mi grito desesperado.

Como lobo herido me quedaré esperando

a que vuelvas a cubrirme con el calor de tus brazos

y un te amo piadoso se escurra por mi corazón impregnándolo de eternidad.

Mª Luisa Blanco

Anuncios