TU RISA, MI LLANTO…EL SILENCIO

Etiquetas

 

Sigue siendo azul el pensamiento

el silencio que acompaña la noche

con una luna brillante y oculta

tras la niebla que entristece mis ojos.

 

Como luces que alumbran latidos

sin sentido ni camino

azul como los ojos

que se han quedado dormidos.

 

Me miraban con ternura

me perdía en ellos y sonreían

ocultando tu pena tras la neblina del alma

tal vez del corazón o la vida…

¡y extraño tu sonrisa! … ¡te extraño tanto!

 

Que mis ojos se llenan de perlas trasparentes

te recuerdo y busco tus manos

para que sujeten las mías

mientras me mira el cielo azul de tu mirada

¡y bromeas! como si de verdad naciera la alegría.

 

Es todo azul desde que te fuiste

es todo noche y silencio

ríos desbordados por los ojos

y sangre retorciéndose en las venas.

 

Duele¡, duele tanto la ausencia!

cuando sabes que ni el tiempo…

te traerá de vuelta

que solo te encuentro en los recuerdos

en el sentir de tu propia esencia.

 

Es azul la sonrisa que murmulla en mis labios

negra la noche de la tristeza

abrázame desde el cielo ¡abrázame fuerte!

¡te extraño tanto! que apenas puedo escribirte estas letras.

 

Se nubla la luna en mis ojos

y lloro el rocío de la mañana

¡y volveré a buscar tu risa!

tus besos, tus manos…

tal vez me guiñe el ojo una estrella

con el azul de tus ojos, con el azul de mi pena.

 

Cae la noche, sobre ese campo solitario

erguida la flor peleando contra el viento

y aguanta y aguanto, y te quiero

valiente heredera del miedo.

 

Una flor azul … tu recuerdo

tu risa, mi llanto, el silencio

¡y te quiero! y nunca me cansare de hacerlo

aunque sé que ya no te veré y espero…

que me abrigues cada noche con tus besos.

¡Papá!

 

 

 

©Maria Luisa Blanco

Anuncios

ETERNIDAD DE SENTIMIENTOS…

Etiquetas

 

Noche de luna, ilumina un recuerdo

mirando como baila el agua

al compás del viento

un banco vacío, donde ayer estábamos tú y yo

prometiéndonos amor…

 

Eternidad de sentimientos

la luna y ese sauce llorón, sin consuelo

bola mágica de sueño eterno

quema mi corazón a fuego lento

de silencios, latidos, sombras, miedo.

 

En ese banco nuestros nombres

un corazón erosionado por la lluvia

quizás lloré demasiado, esperándote

quizás te amaba más de lo que esperabas…

 

Y me queda la luna, un banco vacío

mil promesas, mil besos, roídos en mis labios

caricias descongelando el pasado

tú, en mi mente caminando

un te quiero en el infinito de una estrella.

 

La luna bostezando, sonríe y llora

mientras suena esa canción del viento

que estremece mi cuerpo ¡y te extraño!

baila el agua al toque de mis manos…

 

¡Tan clara! como tu mirada

¡tan fría! como un latido pausado

llora el sauce infinitamente…

sin mover sus raíces del lugar.

 

Donde fuimos amantes felices

soñadores de quimeras

sueño atrevido en la piel

sonrisa agria de la melancolía.

 

La luna llena de ti, de mi

de recuerdos nocturnos

de cantos mudos y palabras

de un abrazo rompiendo la tristeza.

 

Un banco abandonado en la noche

un susurro, un nombre enlazado a tu nombre

un corazón borrado por el tiempo

¡y yo recordando! …que te quiero

tan intensamente, tan profundamente, tan mío.

 

 

 

©María Luisa Blanco

COMO UN TE QUIERO DESHACIENDOSE EN LOS LABIOS

Etiquetas

Donde hay un pajarillo hay libertad y trinos que alegran
donde hay una rosa, estás tú en mi corazón
cuidando mis días, mis noches…los sueños
un beso al cielo…un te quiero a tu ausencia…

Una mirada buscando tu risa
una rosa blanca intacta
como si el tiempo se hubiera perpetuado
en sus pétalos, en su soledad
o en el cantar de ese pajarillo…

Que entona tu nombre, que surca tu cielo
mientras espero como esa rama de árbol seco
que ya no tendrá primaveras ni otoños
tan solo el frio invierno congelando el tiempo.

Canta pajarillo, canta…sal de la prisión del pensamiento
invoca la libertad del viento
y acompaña a esa rosa blanca, pura y frágil
como un te quiero deshaciéndose en los labios.

© María Luisa Blanco

O EL RESURGIR DE LA MELANCOLIA

Etiquetas

Quizás no, o si

no puedo mantener la duda

en este desequilibrio de tiempo

ni el pensamiento atado a estos momentos

de confusión…

 

Quizás si, sigas ensombreciendo

este mes tedioso de silencios

 como si el otoño se fuera…

enterrado en tu mirada.

 

Haciendo ocre la tierra

que has dejado de mirar

y es tu sonrisa la semilla

 que ha de germinar,

 en el corazón del amor.

 

Y estas dudas me descolocan

y no sé que buscar

el cielo sigue azul, y la luna sola.

 

La tierra quiere robarme los últimos pasos

y dejarme a la intemperie, esta noche

quizás la ultima…

que te acune en mi pecho.

 

Quizás bese tus labios

y finja no sentir nada

para darte la libertad

que te arrebata el tiempo.

 

Y una rosa azul, como único pensamiento

mientras tiño de olvido nuestra historia

por que aun no sé si me amas

por que aun no sé…

como reconstruir mi corazón.

 

Tiempo olvídate de mí

y detén las horas de este tic tac molesto

 que llevo bajo la piel.

 

Quizás una duda de amor

o el resurgir…

de la melancolía.

 

 

©María Luisa Blanco

COMO UN SUSPIRO EN LA NOCHE

Etiquetas

 

 

Con la insistencia de una noche de primavera

cae la lluvia acompañada de suspiros

el roce de tus labios en mis pétalos

sutil caricia, azul, de amor infinito.

Tus raíces, abrazando mi cintura de diosa esbelta

de mirada de azules pensamientos

de latidos empapados por la lluvia

sutil el roce de una gota que alivia,

el ruborizar de nuestros tallos.

Caen con insistencia las gotas de la vida

¡queriendo quizás! quebrar nuestro amor

tan frágiles, tan fuertes, tan unidos

cómo los nudos que el tiempo nunca desato.

Te miro, te abrazo contra mi pecho

en este azul instante de un te quiero

como un susurro de viento

como beso, como agua de calma y aliento.

Suave color, suave ternura

en el roce apasionado de nuestros pétalos azules

donde late un corazón rojo inadvertido a vuestros ojos.

Mi amor, nuestro amor es único

es dulce, brillante por la lluvia

es indestructiblemente azul

cómo un suspiro en la noche.

©María Luisa Blanco

 

Huellas En La Arena

Etiquetas

Hay un silencio de palabras
que se clavan profundamente en el corazón.
Huellas en la arena, que se funden con las lágrimas de la razón.

Agua salada que busca su cauce
En el mismo sentimiento de una mirada
Triste , tan triste como el silencio
Que asola un pensamiento… Rueda una lágrima, tan sola…

Andar sin discutir los pasos
sin pensar en los fracasos que nos puedan dejar.
Hoy es el tiempo de decir adiós,
un adiós o un Hasta luego.

Discutir sin entender el enjambre
De preguntas sin respuestas
Fracasando desde esa risa marchita
Que me obliga a saludar tu recuerdo.

Tus ojos no verán más la luz,
y yo ya no volveré a mirar
esa sonrisa que siempre me transmitía paz y seguridad.

Hoy es el tiempo de dejar marchar de dejar resolver las cosas
inconclusas.
Todo tomará su lugar y el tiempo dictará lo que cada uno recibirá.

Tengo el corazón roto, herido, maltrecho.
Pero sé que tú vales todas las lágrimas que pueda llorar.

Sé que tú con tu vida me diste, todas las alegrías,
todo el amor del mundo.
Y yo me quedo con eso,
me quedo con todo ese amor.

Algo que nunca nadie me podrá robar.
!Descansa papá! !Dulces Sueños!

© María Luisa Blanco & Esperanza E. Vargas

Nota del autor: Poesía publicada en la antología poética Acariciados Por La Arena, del grupo La Guarida del Lápiz y Papel donde he tenido el placer de participar.

Ámame Con La Furia De Una Noche Sin Límites

Etiquetas

Desnuda la rabia en mi piel
Recorre mi cuerpo sediento de ti
Del olvido, de la incertidumbre
Ámame lento y con pasión
Destapa mi instinto con pasión.

Te poseo desnuda
En esta locura
Encima de esta cama ideal quitando tu rabia
Nuestra última batalla
Es el amor que apagando la gana.

En ese volcán de fuego que ansía tu miembro
Caricias del infierno, rompe mi ansia de venganza
Ámame desnuda, con furia, desenfreno
Que mi rabia se vuelva caricia en tus caricias
Que mi boca blasfema y mi corazón esconda un te quiero moribundo de estasis.

Y te enrollas a mí, como el jazmín tiene perfumes el aire
Yo ahora, quisiera morirme dentro, como un guerrero cansado.
En el infierno me siento al sentir en tu cuerpo, los espasmos de amor,
Luego las manos, manos que aferran en la oscuridad
Ven más allá del respiro.

Ámame, soy todo carne encendida
Soy el diablo que tentara a tu sexo
La cueva de un grito, de un grito de placer
Mordido en el silencio.

Cuánto amo tus gemidos
Si el placer que das es infierno
No quiero ir al cielo.
Esta cueva que me aclama y gusta, ¡Tómame!
En profundidad, este abismo
De este tuyo y mío respiro.

Que tus manos se adentre en mis entrañas
Que llueva en mí el néctar de la vida
Lastima mi piel, y llámalo amor
En un instante de frenesí, locura y rabia.

Se mueven las manos, buscan de aferrar
Y te late fuerte el corazón
Tanto, de morir
En el precipicio de un placer

Guarda la ternura para secar mis lágrimas
Y poséeme sin límites, como si fuéramos…
Animales salvajes.

En los poros de la piel frenesí de labios ardientes
Fluye el ritmo que me guía en la cavidad
Bañada al ápice debilidad y firmamento.

Acaricio cada parte de ti, te desnudo, te excito
Déjame amarte, dominarte
Gritar al unísono

Transitan los sentimientos en los placeres encendidos
Sobre esperas felinas viajando en tu conquista
Sobre cada área de mis sentidos cala en picado tu gracia.

Descarga las gotas que nacen de tu deseo
Cierra los ojos, siente…
Mientras visto mi piel desnuda
Y saco la rabia de mi sangre

Tus uñas esencia de gracia sobre mi cuerpo
Incontrolados arañazos y llamas, tergiversas y luego
Te ahondas, y las vísceras descompuestas
Dan inicio al placer

Tu, yo…haciendo el amor
Sin normas…sin susurros
Sin nombre…
Solo grita y vacía en mi…la vida

Alegría los besos y las caricias en lluvia detonante
El ritmo del corazón, primavera en espera viven
En mí antes de la noche y el alma se expande
Sobre abundantes orgasmos.
¡Y es amor…con nombre, Amor de Vida!

© María Luisa Blanco & Greg D.


SUSURRÁNDOTE

Etiquetas

SUSURRÁNDOTE

Susurrarme al oído que el silencio
Sigue encendiendo nuestras horas
Como mariposas bailando desnudas
el vals de todas las locuras.

En este agitado mar una palabra dulce
despierta deseos sin vuelta atrás
la piel sonriente al recitar la suave brisa

Sueña con mis sueños a flor de piel
Sueña que la libertad se escribe sin palabras
Dime despacio fijando tus ojos en mi mirada
Ese te amo, ese que solo a mí me pertenece.

Eres mi poesía rara
entre el nido de paz
que danza en los colores del arco iris
dibujando los te amo deseados.

Dime qué la tristeza es un beso
Que alimenta la pasión, que enciende luces
Que un abrazo nos lleva al cosmos donde
somos dueños de nosotros mismos…

El corazón se sobresalta mientras
concentrado en el nuevo manuscrito
sacio estaré, leyendo
infinita dulzura en los pétalos de arcilla,
un rio de miel me susurra de ti.

Dime amor si no te importa
Que me vas a inmortalizar en tu corazón
Para que la melancolía se asuste de nuestro amor y me abandone.

En la penumbra de tu habitación
desnuda floreces en flor la luna
bajos las sábanas de pétalos de rosa se esculpen formas.

Dime susurrando muy despacio
Tan solo que me amas en cuerpo y alma
Que el silencio son las sonrisas
Que desnudamos en nuestra piel.

A la cosecha de los sentidos
“y desnudo el deseo en la mirada”
prendido de un respiro solido,
vulnerablemente encendido,
umbral del placer que quema nuestra piel.

© María Luisa Blanco & Greg D.

CUANDO LLORA EL CORAZON DE UN POETA

Etiquetas

,

Cuando el poeta se vuelve triste
deja de ser poeta, para ser lágrima
deja de ser pensamiento, para ser sombra
invoca las risas para guardarlas
en ese cajón del desván olvidado.

Cuando llora el corazón de un poeta
huyen los sueños al centro de la tormenta
cuando el alma suspira, se borran las letras
el corazón sin musa, sin tintero ni pluma.

Cuando el poeta camina solo y sin destino
cuando no escucha el rumor del mar
ni ve sonreír a las estrellas
mientras juegan con la luna al escondite
el poeta desaparece en su propio laberinto.

Crea imágenes imperfectas, como tejiendo ilusiones
con telas de araña, plateadas y finas como un rayo de luna
como un salto al tiempo
desaparece el sentimiento.

Cuando el poeta no encuentra palabras en su alma
ni risas que posar en vuestros labios
cuando esconde un te quiero que hace daño
desaparece el poeta, su esencia, los sueños
que día a día conquistaba, haciendo realidad lo imposible.

¡Pero esta triste el poeta! y su poesía llora
¿quién quiere más lágrimas?
de manantiales secos
¿quién encenderá una estrella? con mi última sonrisa
y apagará el cielo para que duerma.

Si llora el poeta…desaparece la poesía
entre lágrimas y tinta corrida
entre un adiós y mañana regreso…
con la mochila llena de sueños y vacía de penas.

© María Luisa Blanco

 

RIAMONOS HIPOCRITAMENTE…COMO SI FUERAMOS FELICES

Etiquetas

¡Calla!, que no te abofeteen tus propias palabras
no digas nada, traga saliva, busca la huida
¡Y vete! en silencio.

Mastica el dolor que te pudre por dentro
roto el corazón, el cerebro sin respuestas
el alma marchita y pisoteada
¡La vida!, manantial de lágrimas.

No hables, no sientas, no vivas
en este mundo de incoherencias, donde sobras
huye muy lejos, al sin fin de una estrella
al universo paralelo de los muertos
ellos nunca vuelven, y callan para siempre.

Descansa en un féretro oscuro
con una sábana blanca
no hablan, no lloran, no sufren
no vuelven, aunque los llames.
.
¿Quién quiere vivir en un mundo de traiciones?
de heridas purulentas, de guerras perdidas
¿Y ahora qué hago aquí?, si sobró
¡O quizás no tenga espacio suficiente en la cabeza!
.
Solo veo un corazón negro de sangre coagulada
las sonrisas partidas en mis labios
y brota la sangre que me sobra…

No hables, calla, pasa por la vida como el idiota;
que todos reconocen
estrangula las palabras, el amor
rendición y de rodillas.

Huye, vete…nadie se dará cuenta
y no vuelvas, como los muertos
que no regresan de su falsa felicidad
de su última condena
frialdad, polvo y tierra.

Y hasta a veces…escriben tu nombre
que absurdo vivir con la cabeza rota
y llenarla de falacias
a la una, a las dos y a las tres…
riámonos hipócritamente ¡Como si fuéramos felices!

© María Luisa Blanco