Es Hoy Lo Que Fue Ayer, Y Tu Conmigo

Etiquetas

siempre

 

Atrapar en una esfera la luna
entre estrellas un infinito cielo azul
atrapando el mundo en una caricia
solo donde estés tú.

Caricias del tiempo adornan mis horas
contabilizando un amor de ayer, de hoy
donde el siempre permanece intacto
en una razón del corazón, siempre tú.

Mirarte a los ojos, inventarme tu mirada
mientras atrapo en una estrella tu sentir
quizás enamorado, quizás en el recuerdo
o en las horas que transitan a tu lado.

En las nubes van nuestros sueños
entre la oscuridad de aquel último beso
o el primero que marca el reloj
es hoy, lo que fue ayer, y tú conmigo.

Atrapar en una esfera tus latidos
Y la luna de mis inquietudes
y gira el mundo en un segundo
y en un segundo, un te quiero eterno.

Dame la mano y tus sentimientos
la miel de tus labios, que sean mis besos
y un mundo de estrellas, de ternuras
de ti, de mi, de mañana…

Atrapa mi corazón en el latir de la luna
menguantes las horas del encuentro
creciente, el instante perfecto de la pasión
escondida en el azul del cielo, infinito.

Y arranca el tiempo inconcluso
que se encadena en tu muñeca
como recordando que el tiempo pasa
y nosotros permanecemos…
en la mirada más profunda del amor.

Es hoy lo que fue ayer, y tú conmigo.

© María Luisa Blanco

 

Anuncios

¡Abrázame Fuerte! Y Quédate Siempre A Mi Lado

No quiero ser otoño gris, ni primavera marchita
rayo de sol sin luz, sin calor, sin esperanza
ni sueño de luna en el olvido
ni un corazón roto, vagando por los caminos.

No quiero ser, el invierno congelado en mis venas
ni un pensamiento extraviado
ni un te quiero sin sentimientos
ni una mirada sin ternura.

¡Quiero sentir! el abrazo que reconforta mi alma
tu mirada indagando en mi corazón
¡y ese te quiero! siempre dibujado en tus labios
no quiero ser tu olvido, ¡quiéreme siempre!

Aun cuando tenga el corazón herido
y la rabia desatada
cuando pronuncie tu nombre en el silencio
¡y sientas!
que te estoy acariciando el corazón.

No quiero llorar, el tiempo pasado
cuando el futuro en su instante incierto,
se ilumina en mi interior
¡como queriendo vivir! mil vidas a tu lado.

No, no quiero ser la languidez de un rostro cansado
ni el paso perdido en la locura
quiero ser sueño enamorado cada día
no, un otoño gris, o una primavera marchita.

Deshiela el manantial que recorre mis venas
y despierta en una caricia mis sentidos
¡no me abandones nunca!, aunque el tiempo nos olvide

¡Hace frio!, quizás el cielo se dibujo de nubes
¡abrázame fuerte!, muy fuerte
y quédate incrustado en mi corazón.

Y caminaré, por las huellas que han dejado tus pasos
para sentir que siempre te tengo a mi lado
caminando…quizás por el futuro…

© María Luisa Blanco

QUIZAS SOLO SEAN SENTIMIENTOS…

Etiquetas

Indescifrable sentir, tumulto de ideas
detenidas a ratos por el corazón
amortiguando las caídas de la razón
y disimulando, sentir lo que sientes.

El miedo amenaza y estimula
descifra sentidos prohibidos
eriza la piel y los sentidos
ama, calla y murmulla…

Desliza palabras de amor
por alguna arteria descolocada
y tiembla la emoción, en una mirada apasionada
traviesa e impetuosa…quizás un te quiero profundo.

O un adiós escrito en el viento
que suaviza el huracán de estos momentos
y dibuja corazones con estrellas
y besos con sabor a nunca te olvido…

¡Pero sentir es tan ambiguo!
tan cierto y mentiroso
entre colores del negro al gris
desde al rojo al infierno.

Y camino con los ojos cerrados
intentando mecer algún sueño
o atraparte en el alma del silencio
y todo pasa dejando sonrisas…

¡Y esas lágrimas! agua dulce de mis ojos
sentimientos controvertidos, pero siento
con la mitad de un suspiro, un mundo completo.
con sus lunas, luceros y tú.

Y delata el roce de mis labios
en el apenas pronunciado destino
infortunio, sangran mis besos
el carmín rojo del olvido…

¡Quizás sienta! como se rompe la melancolía
o como se llena la memoria de nostalgia
como llora el tiempo sonrisas guardadas
y como la locura se hace tu aliada.

Indescifrable el camino de la soledad
el abrazo de ultratumba
el mortífero amor que contamina
cada fibra sensible del corazón…

¡Sentir! siento tantas cosas
qué como trasmitirlas con pasión
¡buscarlas! en el jeroglífico de instantes,
que palpitan, letra a letra dentro de ti.

Quizás solo sean sentimientos…

© María Luisa Blanco

¡Y TE SIGO AMANDO!

Etiquetas

 

Y pensar que hace algunos años, quizás demasiados

la vida se veía en colores y las ilusiones…

 como pétalos acariciando el tiempo

tras esa ventana veíamos llegar la primavera, entre risas

¡nosotros! que tantos sueños teníamos por cumplir…

Y paso el tiempo y se fue instalando el invierno

mientras caían las últimas hojas de nuestro otoño

¡y extraño tu corazón! y odio esta ausencia

que se ha quedado esperando, en la silla vacía de los recuerdos

a media luz ¡mi amor! camino despacio entre pensamientos.

¡Sin apenas saber! si aun existo, sin apenas pronunciar un te amo

y llora el corazón no sé que tiempo

y lloran mis ojos latidos apresurados

y te busco en cada rincón de mi alma

y te siento en cada poro de mi piel.

Dónde se quedaron las risas, dónde tus labios

y esa complicidad a medias, con una taza de café entre las manos

y todo ha envejecido, tras el fondo de una mirada de tristeza

¡y todo sigue recordándome! nuestra juventud alocada

nuestros sueños de amor conquistados.

Y es la añoranza amor, la que ha vaciado cada instancia

que tan solo retiene un halo de luz como esperanza

en esta espera sin regreso, ¡y no nos dimos cuenta!

que el tiempo se vive segundo a segundo

hasta llenar la eternidad con nuestros nombres.

Esta borrosa la imagen polvorienta de ayer

cómo se han vaciado las horas del amor

entre latidos y lágrimas te espero

en esa silla ahora vacía de los dos.

Y se ha instalado el invierno

congelando una lágrima en mi corazón

¡latidos de ayer! llenos de añoranza

y te sigo amando en cada milésima de tiempo

¡y te sigo amando!

©María Luisa Blanco

08/04/18

CONCEPCION JAQUELINE

Etiquetas

 

Corazón de infantil ternura,

Oscilante sonrisa en el viento,

Nubes de ensueño, tu mirada,

Como la suave caricia del viento,

Enamorando a las estrellas,

Palidecen las rosas ante tu presencia,

Carita angelical, mi pequeño amor,

Iniciando cada día una primavera,

Oscilante la felicidad en tu rostro,

Noche de acunados sueños,

Jardín de besos en tu semblante,

Auroras en tu corazón,

Querida infinitamente por el mundo,

Uniendo sueños y realidad,

Empieza el mundo a girar entre tus manos,

Luna azul de sonrisa pícara,

Inventando juegos escritos en tu alma,

Navegas con tu mirada infinitos universos,

Enciende las luces que palpitan en tu corazón, sonríe y se feliz por siempre…

 

 

Con mucho cariño para ti Concepción y tú mama.

 

 

©Maria Luisa Blanco

 

 

COMO UNA FLOR DELICADA

Etiquetas

Pensamiento que habita en la oscuridad
sueño roto en la mirada
el tiempo se marchita en las manos
como una flor delicada.

Como el anhelo que duerme en la oscuridad
como el recuerdo que calla en tus labios
quizás palabras de amor…hechizo oculto
en los latidos pausados de la vida.

Oscuridad, en una noche sin estrellas
donde la luna se oculta, en el cosmos de tu huida
allí donde la noche acaricia mi piel desnuda
y siento el frio que se trasmuta en el alma.

Locos instantes, las risas perdidas
cerrando en los labios el dolor
mirando tras el fondo de la tierra húmeda
loco instante, mueve las copas del ciprés.

Pensamiento que habita en la oscuridad
buscando la mirada de la felicidad
quizás en un bolsillo del tiempo…
palabras amarillentas, en los renglones de ayer.

Y estoy segura que te amé, ¡te amé tanto!
que construí un palacio de cristal, en mi soledad
y se quebró, clavando sus cristales en mi fe
quizás en mi corazón, y sangra lágrimas negras.

Como esa misma oscuridad, desequilibrando mis pasos
por la cuerda floja, de una vida sin vida
como el aire gastado que no se expande en tus pulmones
como la noche que te cubre de sueños.

Delimitando alguna alegría y traspasando algún abrazo
al vacío del tiempo
instante perfecto si te busco…en el reclamo de un beso
¡y te fuiste demasiado lejos!

Y te fuiste sin decir adiós…y te fuiste
cristales rotos,
lágrimas del alma…tú.

©María Luisa Blanco

EN EL PENETRANTE INSTANTE DE UN SENTIMIENTO

Etiquetas

 

En esa mirada perdida, en la tranquilidad de estas horas

en el fuego que penetra en mis retinas

en este amanecer pensando en ti

mientras espero, que tu piel se prenda con mi fuego

en el penetrante instante de un sentimiento.

 

Entre el trigo, entre el sentir de la tierra

turbulentas nubes se asoman

en el triste silencio de una lágrima

que llora sola, que siente sola

 que humedece ese camino sin destino, de un corazón solitario…

 

Un vestido rojo y una rosa blanca en mi cabello

¿que insinúa ese cielo? con su mirada de terciopelo

y el sol destapando en su escondite mis recuerdos

quizás de adolescente, quizás de amante,

quizás de amor, quizás rayo, quizás tu.

 

Entre ese camino de amapolas, siempre enamoradas del trigo

en ese destello de latidos, retumba la locura y la soledad

mientras respiro esa tranquilidad,

que me trae tu recuerdo, cuando coges mis manos con fuerza

¡y en un abrazo! desnudas mi corazón…mientras me abrigas con tu cuerpo.

 

Solo son pedacitos de ayer, pedacitos de ti

en esa mirada perdida donde al final estas tú

en el encuentro furtivo de un reloj roto

donde el tiempo se detiene sin una razón

y respiro profundamente…

 

Con esa belleza de color naranja

se oculta el cielo azul

y la luna de escarlatas latidos, que se exprime

 entre pétalos rojos de amapolas…

dorado el trigo que roza mi semblante

en apesumbrados pensamientos.

 

¡Y esa lágrima!, casi furtiva en el mapa de mi rostro

 esa mirada de tiempo infinito

 ese corazón dormido

en el arrullo de la alborada

 entre anaranjados colores se ríe la vida…

 

 Entre recuerdos…florece una sonrisa

entre las amapolas rojas…

entre el trigo dorado

entre los pasos de mi tierra

en el te quiero perdido en el aire, un beso

 con el sabor de nuestros sueños, penetrante instante…

 

©María Luisa Blanco

COMO HOJA VERDE SONRIENDO AL TIEMPO

Etiquetas

Atrapada en una prisión de cristal
en el espejismo de un sueño que romper
con el corazón suspiro vacío
latido de soledad insolente.

En el grito oculto de un pensamiento
en el fragmento de una melodía
los recuerdos de la libertad,
vuelan mis alas contra la tempestad.

Cae tu vestido blanco ocultando tus pies
y una esperanza atada a tu cintura
como hoja verde sonriendo al tiempo
mientras se empaña el cristal tras una lágrima.

Siempre invisible, obviando el tiempo
en una mirada perdida
abrir esta botella sin aire que expandir
en un pensamiento.

Y respirar, como atrapando la calma en un abrazo
o en roce del viento contra mi cara
como sintiendo una libertad arrepentida
sintiendo como vuelan los sueños…

Romperé en un suspiro mi soledad
caminaré descalza por una ráfaga de viento
mientras sangran mis labios
ocultos sentimientos.

Cristal roto, empuñando mil palabras invisibles
hechizando un horizonte prohibido
donde respirar y morir, quizás,
mecida por el viento de la libertad.

Amarrada la esperanza a mi cintura
como hoja verde sonriendo al tiempo
mientras grito libertad…
en un pensamiento de cristal.

Atrapada sin salida…
en una burla del destino
cómplices del destierro.

©María Luisa Blanco

UNA SOMBRA EN EL SUELO

Etiquetas

Deje caer esa nube que ensombrecía tus ojos

haciendo ciega mí presencia

deje caer un tímido te quiero

para que al cogerlo, se enamorara tu alma.

Deje caer mi mundo de sueños, sobre tu piel adormecida

y no me viste cerca bebiendo tu amargura.

Deje caer pedacitos de mi piel sobre tu cuerpo

mientras se desangraban los momentos, abrazando tu ausencia

deje un rayo prendido en el latir de tu vida

para que amanecieran los días, pintando en tu rostro la alegría.

Deje de sentir que vivía, sujetando tu existencia

y sigo respirando el aire indiferente

fortifiqué mis sentimientos, los cubrí de aliento, abriendo puerta a la esperanza

incolora resbala por mis ojos, riachuelo de lágrimas.

Deje de sentir que palpitaba enamorada

Cuando me arranque sin ganas el corazón, me delataba

me escondí de ti, de tus pocas ganas a pronunciar mi nombre

ya tu boca no me llama.

Deje correr el tiempo entre sombras

y enterré mi mundo entre quimeras

busque otro sueño que prendiera

mi corazón y mi hoguera.

Olvide por un momento que no era cierta

que estaba vacía de promesas

olvide que respiraba hasta asfixiar mí tiempo

olvide que no existía en  tu mirada

y dejé apuñalada mi sombra

bajo aquella nube gris de mis ensueños.

Abrí los ojos en un descuido

y descubrí que sintiendo que te amo

que me faltaba la existencia.

Olvide ponerme los tacones

y soy una sombra en el suelo.

©María Luisa Blanco

 

 

PERO SOLO ES LA NOCHE…

Etiquetas

 

 

La noche con sus lágrimas, estrellas apagadas
imagen perfecta del dolor
en su tallo las espinas
que se clavan en las manos del adiós.

Y solo es de noche, y la luna mece sus recuerdos
y una mano quizás amable o tentadora me ofrece los secretos del cielo
de por qué llora o se apaga el sol
por qué las nubes hacen siluetas infantiles
y alguna hasta se pinta de gris como un payaso triste.

Pero solo es de noche y la oscuridad confunde
y los sueños se evaporan
entre la fragancia de la oscuridad
quizás de tus pétalos negros,
augurio de algún beso extraviado.

Entre esas lágrimas que buscan tus ojos
para filtrarse en mi corazón y florecer
como la añoranza de un árbol viejo y sabio
ya sin miedo al día, al mañana o al después…

El que pasa la noche charlando con la luna
y la luna le confiesa sus desventuras,
de enamorada y solitaria
promesa de amor de los amantes
con su cuarto menguante roto.

Los pájaros duermen escondidos
donde la libertad no pueda ser arrancada de sus alas
de su trinar o las palabras que nadie se atreve a pronunciar
solo eres la noche, la que ofrece sueños secundarios
en un laberintos sin salida.

Y las estrellas apagadas, ¡no pueden descifrar un te amo!
ni mostrarle al viento la ternura de un abrazo
pero eres esa rosa que ha clavado sus espinas,
en lo más profundo de un pensamiento.

Y a veces sangran las ideas y otras…
tan solo se enamoran de quimeras
tu mano enamorando a la luna
ofreciéndola el aroma y su frescura
pero solo es noche, y el cielo es mío.

Por que con mis letras encenderé las estrellas
con mi corazón te pintaré los pétalos rojos
aunque me gustas así, tan especial y diferente
tan solitaria y ausente, tan hermosa.

Por que solo soy la mirada que busca en la oscuridad
la noche que rompió un suspiro
y una mano acaricio mi rostro
floreciendo una sonrisa en mis labios.

Augurio de un beso extraviado
pero solo es la noche…

 

 

 

©María Luisa Blanco