“POETISA DE LA LOCURA”

Etiquetas

cementerio

Cuando el dolor se incrusta, como ardiente lamina de navaja

cuando las lágrimas lloran sin una razón

y se convierte en sobrio una sonrisa, tan oscura,  ¡tan diferente y triste!

que sigue llorando con tal pasión que duele el pecho.

Que se desquebraja el fondo oscuro de una mirada

 y por unos instantes, brota la sangre retenida y coagulada del dolor.

A veces no comprendo mi propia existencia

ni por que murió mi alegría sin una razón

¡quizás era feliz!, risueña, ¡quizás deje de soñar!

y empecé a tropezar con las sombras de la locura.

¡Y me duele!, me duele tanto ¿donde distinguir mi yo?

cuando encuentro marchitos ¡hasta mis campos de amapola!

y lloro y lloro y pierdo el control de mis lágrimas

y me siento enferma, y pálida como la ironía, de la parca en mi rostro.

¿Que fue de mi amplia sonrisa?, de mi corazón enamorado y sano

¿que esta pasando con mi vida?

¿con el triste canto de los pajarillos?

con el dolor que me nace de dentro, sin una razón lógica.

Quién giró las horas de mi reloj, cuando dormía

¡y desperté en un lecho moribundo! una sabana blanca y el silencio en mis labios

¡Y si fue ese dolor incrustado!, en algún lugar de mi presente

y no hablo de amor, ni siento de amor.

¡Por que se que estoy sola! rebuscando respuesta en mi cabeza, aun no hablan

pero será una cuestión de tiempo…

Y me duele cada lágrima que se convirtió en ciénaga del rio

¡y no puedo atrapar hoy! mi coherencia

quizás ahora mi único emblema sea, “ser poetisa de la locura”

Y no me encuentro, ni aquella sonrisa tímida preludio de un beso

ni el abrazo que que se fundió conmigo dándome su calor

Y su mirada, su mirada, tierna mirada que aun me sentía con amor, se que aun me amas

y tan solo puedo ofrecerte la locura de estos pobres pensamientos

y no te pediré un beso por no enfermar tu alma, rosas blancas con aroma a tu pureza

¿Que tengo? que sufro y no me reconozco…

A que cielo miro si mi luna se eclisa con mis propias lágrimas

y en que mar ahogo este sentir tan agobiante

esta vida sin sentido, si me llamaban felicidad

y ya solo me urd llorrignorando una razón

seré la poetisa que nunca alcanza los sueños

la poetisa que nunca escribió al amor, aun habiendo amado con los límites de su cuerpo.

Seré tristemente la imagen imperfecta del dolor

caminando de la mano por el “Campo Grande De Valladolid”

o por los tristes camino entre tumbas, arregladas y olvidadas

mientras me abrazo con fuerza a un ciprés

para que sea el último guardián de mis días.

¡Y me abrace en las noches! por que aunque padezca de locura

el miedo existe…en la palidez de un rostro difunto.

Quizás solo pensamientos que sin permiso me ahogan en lágrimas

quizás las musas o la repetición de vivir donde las sonrisas mueren y las lágrimas viven hasta dentro de un corazón roto.

Quizás solo yo perdida….Buscándome entre vosotros.

“POETISA DE LA LOCURA”

©María Luisa Blanco

 

 

Anuncios

CON LAS NANAS DE LAS DESPEDIDAS: SILENCIO

Etiquetas

55

 

 

¡Perdonar! si no quiero hablar con nadie

si el tiempo me ha vencido

y la vida es un trago amargo, que te hace perder la cabeza

como un elíxir de mentiras en un tiempo perdido.

Recapitular por los falsos pasos de la felicidad

la sonrisa alegre, ahora rasgada a corte de navajas

y llorar como si un ser extraño se apoderara, de mis lentas sonrisas.

¡Silencio!, que quiero hablar con el fondo de mi nada

enterrar tranquilamente los sentimientos

que me hicieron cobarde ante la vida

y correr siempre tropezando, por un mundo de sueños.

Donde no se camufla ni el dolor ni la verdad

donde las hadas tan solo son margaritas ajadas

y el cielo nubes blancas, grises en mi mirada

y lloro y no sé por que…

Y aún sabiéndolo ¡que importa!  si solo quiero el silencio

y morir un poco en mi niñez

y ver como decaen los otoños, hoja a hoja en el corazón

como latidos arrastrados sin valor.

¡Perdonar! si alguna me voy buscando otro camino

donde el silencio solo es el final y nunca el principio

perdonar mis incongruencias, por que aun no me entiendo

¡y por que nunca estaré en mi lugar! cuando me necesiten.

Y no puedo correr, ni cerrar los ojos, ni abrirlos en otra dimensión

quizás el silencio debe morir a mi lado

quizás me de la explicación de una vida sin sentido

quizás tu silencio, seas mi único amigo…

Por que nunca has de juzgar mis hechos

 mis pensamientos, mi desnudez ante el cariño, mis sentimientos.

quizás este narcotizada en las horas de la cordura

y beba sin anestesia la locura.

Perdonar, por este cansancio que se apodera de mi espíritu

 esta desgana que no me permite hacer milagros

y todo cae a mí alrededor, como esqueletos guarecidos del silencio

sin piel, sin alma, sin una caricia o un beso frio.

Donde ayer trajinaban de aquí para allá, y amaban, y destrozan la ira de la vida

si yo pudiera ser el escudo de todos vuestros males

o la solución a esta enfermedad traidora, y no entiendo

¡Y me quedo impávida llorando! mis lágrimas amargas.

Y no resucitan tu memoria y me duele, me duele tanto

como a un simple mortal

 que no puede robar tu dolor, ni dejarlo enterrado en el alma

como una flor capullo indolente de la vida.

Perdonar, si alguna vez me vence el dolor

y no quiera quedarme a contemplarle

ni mirar de frente el egoísmo en vuestros ojos

¡Perdonar! por que he caminado años…

y sigo sin entender nada.

Silencio, hazte aliado de mi tristeza

y que acabe esta pesadilla

donde mis pasos de plomo fundido

ya no me dejan caminar.

Y besa el castigo de mi alma, mis labios fríos

y los pecados de mi corazón

quizás tan solo por que amé sin comprender

el sentido de nada.

Cierra mis labios, quema mis palabras

y ayúdame a dormir

con la nana de las despedidas, silencio.

                ©María Luisa Blanco

PAJARILLO DE LIBERTAD

Etiquetas

pajaro loco

Volar sobre cielos de terciopelo

y caer en las ciénagas de la oscuridad

trinar palabras incoherentes

y acertar con la lanza, que atraviesa tu pecho.

Canción inocente enamorada

maltrecha la muerte que te busca…

volar, sobre  palabras vacías, sin libertad.

Del amor vendido, en un mercado de la vida

 y llorar

monedas de bronce frías.

¡Cuando nuestro destino era! batir nuestras alas juntas

besar los polluelos del nido del futuro

¡y sangra mi pecho!, mi muerte.

y mueren los días y sus horas…

Sin principio de resurrección, de paz, de amor

vuelan los gritos de la muerte, con la voz acallada de los muertos

de amigos, que se han quedado petrificados, con el dolor, ¡ya no trina el pajarillo!

Vuelan los gritos abortados de un mundo vacío

donde el terciopelo del cielo, serán piedras golpeando alguna idea

y el amor, esa palabra que un día se marchó del diccionario

dejando la preñez seca, en bosques áridos.

¿Donde vas pajarillo? con tus trinos multicolor

cuando todo  fallece en tu ultimo trino…y yo,  ya he muerto, muero

rompiendo la libertad en mis alas

o en aquel beso esquivo que desherede de tus labios.

¡Ven conmigo pajarillo! a descubrir este caótico mundo

por que sin alas no puedo volar

Y sin la vida, pedazos de fe, con la destrucción no puedo vivir.

Entonar esa ultima canción

y clava tus ojos en retinas

canto de paz y soledad

y un féretro vacío, donde gota a gota

hemos derramado el futuro con nuestra sangre.

Y la libertad

por que el amor hoy llora

y llorara eternamente en mi corazón

 manantial de mís lágrimas rojas

Tu sangre, tu vida pajarillo del amor.

Ahora que el cielo terciopelo

es la prisión del mundo, estériles vientres

desbordan las lágrimas de la tristeza

¡vuela pajarillo!, aunque una lanza haya partido tu corazón en dos

asesinando la palabra y enterrando profundamente la paz.

©María Luisa Blanco

DELIRIOS DE LA IMPERFECCION

Etiquetas

imperfeccion

 

 

Errores para justificar, una vida vacía

lamiendo los corazones y suplicando

una igualdad en las razones

usar y tirar al mar las ilusiones.

Justificar el lamento de unos latidos rotos

con el poder absurdo de sentirse mejor

creyendo sus fracasos como líneas de vida

y no aprender escudándose “en un no soy perfecta.”

¡Como si la perfección existiera!

ni aquí, ni allí, ni mas allá de cualquier frontera

yo erro, caigo y aprendo…aunque vuelva a caer

no vanaglorio el instinto primitivo de creerme reina o diosa.

Solo humana aprendiendo cada día…

solo humana, intentando arreglar mis desperfectos

para no herir almas, para no romper horas, para no dormir en el inconformismo

para no caminar siempre por las mismas líneas torcidas…

La humildad, la sencillez, la plenitud del corazón

no me hace perfecta ante los ojos de nadie

ni roedora de lágrimas, ni lágrima en tu sombra

ni perversidad flotando en el ambiente…

Tú, tan digna maestra de la nada

tú y yo aprendices cada día, no somos magia

solo pasos perdidos acurrucados

en algún rincón del corazón de alguien…

Y amanezco cada día siendo el mismo error

la misma imperfección matando al aburrimiento

mientras pienso ¿que tiene que ver el cielo con la tierra?

¿o la perfección? con la ignorancia.

O tal vez…la mano escondida que tira la piedra

¿y no se da cuenta? que tan solo la vida te la regresara de vuelta

¡por que errar es de humanos!

y no hacer daño con palabras sin sentido, no justifica

El intentar aprender cada día…aunque sea a ser mejores personas

¡y no soy perfecta!…por que la perfección es eso que no existe

pero aprendo a no cometer insistentemente

los mismos errores…delirios de la imperfección.

©María Luisa Blanco

COMO TOCANDO LOS SUEÑOS EN LOS LIMITES DE LA REALIDAD …

Etiquetas

 

marilyn

 

 

Entre nebulosas de sueños o realidades soñadas, alcanzando en una mirada un recuerdo, o mirando cada detalle de este instante sublime en la memoria,

imaginando despierta ese bajar por las escalera atrevida, con los labios pintados de rojo cual pétalos hambrientos en busca de respuestas o un beso de pasión inalcanzable,

Con esa falda de tubo negra, marcando sensualmente cada curva de tu cuerpo tan bien delineado, tú pelo negro y revuelto como si tu caminar de diosa despertara una suave brisa a tu paso ondeando tú cabello;

Esa blusa negra de lunares, con un pronunciado escote dejando entrever tus pechos desnudos de amazona, y sigues bajando esas escaleras  mientras sientes una excitación recorrer tus sentidos, despertando esa imaginación fogosa y pensando en esa cita, en esa plaza de circular, en tus pensamientos… vas desarrollando esa historia que quieres llevar a la realidad…

Entre aullidos entrecortados, entre cuerpos desnudos, orgasmos de placer, o quizás sueños despiertos de pasión y ahí estas tú tangente mirándome y desnudándome con el pensamiento, mientras yo, ya te tengo desnudo y te estoy sintiendo en esas metidas tan insuperables, y sigo excitada sin apenas saber si era lo esperado o fue mucho mas allá de una experiencia fuera de los limites de mi imaginación, o la realidad latente del fuego que desprende dos cuerpos fundidos en una pasión desenfrenada…

Sigo bajando por las escaleras, tan sensual, arrebatadora despertando el apetito a un nuevo contacto, hoy o mañana o quizás ya todos los días para poder sentir en un sueño toda la realidad que electrifica mi cuerpo, como el deseo prohibido que acaba mordiendo la manzana de la fatalidad, mujer sencilla o fatal entre mordiscos delirios extinguidos entre ascuas siempre encendidas…

Como si tú y yo compartiéramos el mismo instante, el mismo sueño que me lleva a ti una y otra vez, y con tan solo imaginar tu olor te siento cerca y desnudo,  para seguir bajando esas escaleras donde en cada peldaño sueño con la realidad…

Por que sé que todo ha sucedido tal y cual lo imagine…y aun no ha desaparecido la excitación de mi cuerpo, entre gemidos y orgasmos…tan reales como esa cita a ciegas que abrió mis ojos al amor.

 

 

©María Luisa Blanco \ Y Meli Rodríguez

 

27\09\17

¡BESAME! HASTA MORIR

Etiquetas

besame

 

 

Desde este silencio, palpita la noche

rumores de tristeza acuna el viento

y sueña la luna desolada

quizás la pasión, de nuestro último beso.

Recuerdos que enmudecen…

 los latidos

perpetuos pensamientos,

casi proscritos…casi tú en la ausencia.

Demoledoras las horas que han marchitado,

la mirada inquisidora, que aun te busca

¡y no sé! si mirar hacia el cielo y ser estrella

o mirar en lo profundo de la tierra

y ser rosa eterna en tus huellas.

Desde este silencio, enmudecen mis labios

como susurrando un te quiero

¿quizás aun me ames?

quizás, aun vuelvas a reflejarte en mis ojos.

Luceros taciturnos, apenas sin brillo

y resbala una lágrima por mi rostro

y acaricia mis labios…besando tus labios

recuerdos de amor, que entristecen mis días.

¡Como si pudiera! atraparte en mis pensamientos

hacerte prisionero de mi amor

desnudar minuto a minuto las horas contigo

sintiendo una pasión amordazada en mi piel.

Desde este silencio te amo…siempre te amaré

aunque deje el otoño de asomarse por mi ventana

aunque el invierno congele lentamente mi mirada

y mis lágrimas, escarcha rota de mis lamentos

sí, siempre te amaré.

¡Y nada importa! si tú no acompañas mis momentos

en esta eternidad sin ti

estas tan cerca, como tan lejos

palpitas en mi corazón

quebrando mi locura…

Bésame esta noche de fríos instantes

acaricia mi semblante con tus manos

elixir del tiempo pasado

¡bésame!…hasta morir.

©María Luisa Blanco

REMORDIMIENTOS DE LA MEMORIA

Etiquetas

lluvia

 

 

Caminar bajo la lluvia en una noche gris

borrosa la mirada, pensamientos de soledad

bajo un paraguas

recuerdos de ayer, tu mirada.

Un beso en la oscuridad

y una gota de lluvia, resbalando por la mejilla.

Como si un sueño, fuera una noche

y en cada noche resucitaran nuestras horas

como corriendo tras la sombra

de un abrazo, acurrucada en tu pecho.

Y sigue lloviendo e imagino tu rostro

mientras golpean mis pies sobre los charcos

recordando nuestras locuras

y mirando tras una lágrima oculta

nuestro amor, sigue siendo nuestro.

Por que llueve, y te infiltras como una brisa de aire fresco

como el susurro de un te quiero renaciendo

y escucho tu pecho, tras el tintinear de la lluvia sobre el paraguas.

Quizás allá a los lejos vengan tus sueños

recorriendo el mismo camino.

Para salvarme esta noche, de esta sensación de miedo

y te busco a mi lado, y busco tu brazo para colgar nuestros sueños

sentir el calor de tus manos y correr, correr…

Como dos locos enamorados, amantes en el tiempo del olvido

y la realidad marcando tus latidos, ¡tan cerca!

abrázame entre tus brazos y nunca me dejes escapar…

es tanto lo que te extraño, tanto lo que te amo.

Que una noche de lluvia despierta mis recuerdos

y la melancolía se me esta incrustando en el pecho.

Como si el ayer,

¡siempre fuera ayer! y nunca cambiaran las horas de lugar

los meses o los años que van dejando cicatrices

en los amores olvidados, ilusión del engaño

y esta noche no estas y yo camino sola.

Despertando la ira de mis ojos, mientras lloran

suspiros de una luna blanca

escondida tras los sueños de esta noche gris.

Y sigue lloviendo como ayer, los remordimientos de la memoria

solo es…una noche más buscándote…bajo la lluvia.

©María Luisa Blanco

 

SIN CORAZÓN

Etiquetas

400_1240753422_austea

Seguir, porqué estelas si el cielo borró mis pasos

caminar porqué tierra si solo se llenan de polvo

mis zapatos.

Senderos bifurcados en laberintos sin alma

sonrisas sin rostro, sin ojos, sin miradas

continuar, donde las manos se convierten en espadas

y la soledad te abriga con un puñado de sueños.

Seguir que inconcluyente…

 cuando quiero cerrar mis labios

y beber a solas  la vida…

 en una copa semivacía.

Si encarcelo al corazón me faltaran palabras

Y aún así no sé si dejaré de amar

cada misterio que me hace preguntar

¿para qué caminar?

.

Si mis pasos no marcan huellas

y mi amor siempre se enreda

 entre alambres de espino

 que ahogan el sentimiento

en un mar quebradizo.

Ya no necesito lágrimas para despertarme

ni sueños para iluminar el alma

ni saber que existo…

en las fronteras de la nada.

Que llena huecos vacios donde ayer

acuné tu mirada…

y quise sentir la vida contigo mezclada.

Que insensatez no formo parte de nadie

ni a nadie quiero a mi lado por lastima

sigo luchando por encontrarme

en lo más profundo de mi alma.

Y no me importa si no me acaricias

y a veces me muerdes con rabia

no tengo caminos en los que trazar nada

me invente una vida solitaria.

Sigue buscando tu sino enterrado bajo tierra

sigue buscando el amor allí…

donde nacen las quimeras.

Y nada es cierto, por que nada existe

o tan solo yo dejé de existir

en algún corazón que me hiciera reír

y me abrigara con el calor del amor.

¿De que planeta vengo?

si solo necesito para vivir

 matar al corazón.

El que ama y delata…

la mitad de lo que soy

y sigo renegando de ti…

por que perdiste la razón

amando.

 

©Mª Luisa Blanco

 

CUANDO SUICIDAN MI DIGNIDAD

Etiquetas

,

cuando suicidan mi dignidad

 

 

A veces sentir te lleva a un pozo oscuro

razonar, cruzar los límites de la locura

y defender la dignidad, te convierte en escoria.

Suicidar principios, para aprender a vivir

en un mundo hipócrita y licenciado

donde solo importa lo que tienes, nunca lo que vales…

¡Es triste nacer! con un pan debajo del brazo, duro

y creer que el valor de la vida se justifica con dinero

poder extraño,  anárquicos de vuestro poder

¡como si la dignidad se comprara!

Como si vuestro Dios de los fracasos

sonriera ante el mensaje contrario.

alguna vez escuche “trata a tu prójimo como a ti mismo”

pero vivimos en un mundo de autismo

donde yo, mi yo y solo yo existe

y más si tienes el banco lleno de monedas.

Hoy no me tome la patilla de los locos

no quiero ocultar la maldita realidad

y me miráis con asombro

y me juzgáis y me juzgareis

¡y que importa! , cuando nada importa.

Tendré que aprender a usar vuestras armas

caminar con hipocresía

y dibujar una sonrisa, donde se ahoga mi alma

lágrimas de hiel o piedras.

¿Si queréis podéis preguntarme?

el por que de mi rebeldía

o por que se ha roto mi corazón

pedazo a pedazo, cada día.

¡O tan solo preguntarme!…si hoy me tome la pastilla de la locura

por que la realidad no interesa

y mi pan sigue duro, aunque me lo gane,

con el sudor de mi frente

¡y os aseguro! que también con lágrima.

¡Pero tan solo estoy loca! por que la vida se entretiene

apagando la luz de mi alma.

¡que tristeza me produce vivir!

cuando suicidan mi dignidad

y amordazan mis sentimientos.

©María Luisa Blanco